La Esquina

la esquina

– ¡¡No te lances!! ¡¡Así noooo!! ¡¡No te tires hacia él!!

Al sonar la campana mi chaval viene a la esquina, está lleno de rabia, tiene la mirada envenenada.

– ¡¡¿¿Qué coño estás haciendo??!! No te puedes lanzar como un loco hacia él ¿No ves que te está toreando como a un Miura? Quiero que te tranquilices

Suena la campana y siguen pelando. Y vuelve a tirarse sobre él como un loco. Mi chico ya no piensa lo que hace, está envenenado por la rabia y no sabe lo que hace. Su rival, más frío y más listo, le lleva, le domina, le deja entrar como a una fiera para luego golpearle…

El árbitro para la pelea un momento, mira a mi esquina y me señala la nariz del chico, está lleno de sangre, le limpio la cara, le aprieto la nariz con el papel;

– ¿¿Pero que demonios estás haciendo?? No me estás haciendo caso, ¿no me escuchas lo que te digo? deja la rabia, relájate y no te abalances sobre él a lo loco.

Pero no me hace caso. Vuelve al ring y yo grito desde la esquina

– ¡¡No te tires!! ¡¡Así noooo!! ¡¡Espérale tú a él!!

Al sonar la campana, el chico vuelve a la esquina

– ¡¡Mírame!! ¡¡Mírame cojones!! ¿¿Me estás escuchando?? Estás ciego por la rabia, quiero que te relajes, que pienses, que dejes de ir a lo loco, quiero que le esperes, que te tire sus golpes, le contestas a la contra y te vas, ¿Me oyes? ¡¡Te vas!! Respira hondo, relájate, Escúchame, escúchame, mírame; DEJA EL ORGULLO, DEJA LA RABIA

Al comenzar el último asalto, algo ha cambiado. El chico se ha concentrado, está controlando la rabia, está controlando el orgullo, está relajado… y de repente su mente comienza a funcionar correctamente.

Y como si fuese magia, comienza controlar la situación, comienza a dirigir, a jugar al ajedrez… su mente ya no está bloqueada.

Ha interiorizado la lección; «LA RABIA Y EL ORGULLO NO SIRVEN PARA NADA»

1 comentario en “La Esquina

  1. Bueno, mal entendidos sí, no sirven pero en su justa medida ayudan a tirar del carro pero nadie nos enseña la justa medida de nada, de ninguna de nuestras emociones. Te dicen que tienes que tapar tu rabia, que tienes que callar tus lágrimas, que estar orgulloso de todo lo que haces sin reflexión alguna es lo correcto porque se lanza el mensaje de que la prioridad está en el individuo, no en el colectivo… todas las emociones son necesarias pero en su justa proporción. Parece mentira pero, estamos a años luz de una enseñanza basada en los preceptos de la inteligencia emocional.
    Buen trabajo Julio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s