Consejos para un/a “educador/a social”

consejos educación 2

  • Borra de tu vocabulario las palabras Res; Reinserción, Rehabilitación, Reforma, Readapatación, Reintegración… Y añade la palabra; Encuentro.
  • No se trata de tolerar, sino de comprender. Nunca llegarás a comprender a una persona hasta que no te metas en su piel y veas las cosas desde su punto de vista.
  • Se persona antes que profesional. La profesionalidad es un complemento a la persona y no al contrario.
  • Se flexible en tus perspectivas; piensa que a lo mejor el niñ@ no es inadaptado respecto al Sistema, sino el Sistema respecto al niñ@.
  • Piensa que nuestro estilo de vida es contra-natura, vivimos en una sociedad donde el 80% de su población sufre estrés, el 30% han pasado por depresiones fuertes, se han disparado los niveles de consumo de ansiolíticos, antidepresivos, suicidios, anorexia, ataques de ansiedad… por lo que pedirle al niño que se adapte a esto es casi pedirle que se vuelva loco.
  • Ten como prioridad aprender y enseñar a ser cuerdo en un mundo de locos.
  • El fin (y el medio) de la educación es la sabiduría, y la sabiduría no es otra cosa que el arte de vivir (no de acumular conocimiento).
  • Olvidarán lo que les dijiste, olvidarán lo que les enseñaste… pero nunca olvidarán como les hiciste sentir.
  • No te confundas; cuanto más duro por fuera más frágil por dentro.
  • No se trata de ayudar sino de colaborar
  • La implicación personal es completamente necesaria, porque para enseñar solo hace falta saber, pero para educar hace falta SER.
  • Las Instituciones pueden enseñar, pueden contener, pueden tutelar… pero ni pueden criar, ni pueden educar, estas son cualidades meramente humanas.
  • Se trata de destruir “los pecados” no al “pecador”. No confundas los actos, las ideas, las opiniones… con la persona en sí. Esta es muchísimo más, y tiene un valor incalculable.
  • Recuerda siempre que tod@s podemos fallar, y tod@s podemos empezar de nuevo.
  • Pon a la Persona por encima de la profesionalidad, de la Ley, de la Institución, de la ideología, de la religión, del dinero, del mercado, de la nacionalidad…
  • Si quieres que el chic@ se controle contrólate primero tú; si estás calmado trasmitirás calma, si sientes rabia trasmitirás rabia.
  • Si les pones límites externos a los chavales como si fueran niños pequeños no dejarás que desarrollen su propio autocontrol.
  • Como decía Enrique; no tenemos miedo porque la situación es peligrosa, sino que la situación es peligrosa porque tenemos miedo. Deshazte del miedo.
  • La mente se bloquea con las broncas, así que echar broncas solo sirve para bloquear al otr@.
  • Cambia las broncas por consecuencias (lógicas y naturales)
  • Cambia las exigencias por sugerencias.
  • No mezcles lo pedagógico con lo jurídico. Son dos campos que pueden llegar a ser completamente contradictorios. Porque obedecen a intereses distintos.
  • El odio no se cura con odio, sino con amor.
  • Lo ingenuo no es pensar que los chavales mejoran con acercamiento y afecto, sino pensar que lo hacen con cárcel y desprecio.
  • No hagas nada por obligación, ni responsabilidad, ni deber… las cosas se hacen por amor o no sirven.
  • La fuerza del disfrute es mil veces más creativa y más poderosa que la de la obligación. “El mejor nunca gana porque el mejor no compite”
  • Si quieres que el chico o la chica cambie respecto a ti, cambia primero tú respecto a él/ella.
  • Y lo más importante… si alguna vez dudas; haz caso al corazón antes que intervenga la cabeza.

 

12 comentarios en “Consejos para un/a “educador/a social”

  1. primer consejo de todos, deja de dar la turra con Os/as, o aceptamos el masculino plurar como neutro, o usamos formulas genéricas tipo «persona educadora social»

      • Si cada uno pone lo que quiera y como quiera, irrespetamos el lenguaje y la inteligencia. Hay que procurar expresarse bien, apropiadamente, con las palabras exactas (sin redundar) ya que nuestra lengua (castellano) es amplísimo, hermoso y perfecto!

  2. Después de nueve años y medio dando todo de mí, llevando hasta el límite mi persona, defendiendo la idea de que para educar o ayudar a estas pequeñas personas con dificultades (espero que así os guste más), ante todo hay que querer y amar; he de decir que ha desaparecido el amor hasta el punto de que no emerge ni fluye, ya no me sale. El poquito que me queda en la reserva lo doy a mi mujer y a mi hija. Siento que me he vaciado de amor, me siento desgastado moral, física y mentalmente. Me siento engañado. A cambio, el rechazo y desconsideración de familias, instituciones, medios, sociedad. Hoy no me duelen los golpes, me duele ser tan ingenuo. Me duele reconocer la necesidad de un cambio de vida obligado, donde no ser el riñón de esta sociedad. Me duele tirar la toalla, dañado. La élite de la educación en contra de la protección institucional, me recomienda que lo deje, y lo dejo. Ahí os quedais, que os ame vuestra puta madre.

    • Hola.
      Tu reacción es muy natural. Dura y cruda , pero natural.
      Y más teniendo encuenta que tienes un menor en tu libro de familia. Tu hija. Y tb tu mujer.

      El descanso y el separarse de esa situación es bueno.

      Y si eres vocacional…..volverás. Volverás a implicarte en la educación de la infancia.

      Mas tranquilo y con aspectos más claros y seguros.

      Estoy casi segura que sigues amando a es@s loc@s bajit@s…..en el fondo todos guardamos algo de esos tiempos.

      Un abrazo

  3. Pingback: Consejos | Compartiendo contigo

  4. Nos olvidamos que vivimos tiempos individualistas, de consumo extremo, economía neoliberal, donde las transnacionales marcan «nuestro destino». El humanismo, en estos tiempos, es difícil de expresarse y existir…. pero no imposible…. depende de nosotros cambiar esto, quienes nos dedicamos a la labor de ser educadores sociales, tenemos que entender que sólo acercándonos como seres humanos a otros pequeños seres humanos, generáremos ese encuentro inicial y necesario para tomar contacto. Primero el encuentro de El Ser, luego, y sólo luego la técnica. No es al revés. Saludos amigos.

  5. Supongo que a cada educador le toca vivir una situación diferente, en función del ámbito en el que se encuentre, de los usuarios, de la empresa e instituciones para los que trabaje, etc.
    Me da un poco de rabia cuando tengo que ver la falta de comprensión hacia el sufrimiento de algunos compañeros que están padeciendo en el ámbito laboral, como si la empatía fuese algo a trabajar exclusivamente con los chavales.
    Se por propia experiencia que existen centros que parecen máquinas de quemar educadores, donde muchos se marchan con la vocación dañada. Donde por culpa de la incompetencia de empresas e instituciones, se genera un ambiente fuertemente agresivo, que lo sufren primero los chavales y después los educadores. Donde el número de bajas es altamente alarmante.
    Esto debería hacernos pensar un poco.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s