Yo soy Sam

sam

Hace unos meses escribí un artículo criticando duramente a las Instituciones de menores y todo su entramado jurídico-psicológico, el cual tiene el Poder no solo de retirar la tutela a las madres biológicas, sino también de juzgarlas. Exactamente me referí en estos términos;

“Separan a madres (o abuelas) de sus niños… por putas, por presas, por borrachas, por hambrientas, por analfabetas, por miserables, por chabolistas, por ignorantes, por madres-niñas menores de edad, por deshauciadas…”

Al ver la película “Yo soy Sam” me di cuenta que se me había olvidado escribir;

“Por subnormales, por retrasad@s…”

Esta película visualiza la frialdad con que puede ser utilizada la Psicología desde las Instituciones de menores. Ignorando e infravalorando todo vínculo afectivo existente dentro de la familia biológica.

Pero “Yo soy Sam” nos muestra algo más, lo increíblemente soberbia, prepotente y desdichada que puede llegar a ser la Inteligencia.

La Inteligencia está sobrevalorada, y el cariño, el afecto, el amor… infravalorado.

“¡Este es el templo de la Inteligencia!” dijo Unamuno cuando los fascistas entraron en la Universidad. Pero si me das a elegir entre ese templo de Unamuno y el corazón de Sam… yo… me quedo con Sam.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s