Dos Dimensiones

dos-dimensiones

Un chico, que estuvo muchos años en un colectivo ideológico (de los cerrados), que dio palizas, que recibió palizas, que fue “de caza”, que vio puñaladas, muertes… me dijo una frase que se me quedó completamente grabada;

  • Julio… es que yo veía la vida en DOS DIMENSIONES

Quería decir que todo era o un extremo o su contrario;

  • O con nosotros o con ellos
  • O conmigo o contra mi
  • O piensan como nosotros o ¡¡eres un traidor!!
  • O Verdad o Blasfemia
  • O utopía-paraíso o apocalipsis-infierno
  • O depredador o presa
  • O hermano o Judas

La despersonalización del Soldado

el-soldado

“Julio es que tu personalizas a los chavales, lo tratas desde un punto de vista personal”

Y proseguía diciéndome más o menores; “yo no lucho contra un -ista en concreto (que tiene nombre, historia, madre, padre, hermanos, conflictos, dilemas, sufrimientos, pasado, presente, futuro…) sino que lucho contra el -ismo como concepto”.

Este es un proceso psicológico de despersonalización (o deshumanización) por el cual el soldado se preparar para matar, el soldado no matan un anarquista, matan “el anarquismo”, no mata a un nazi “mata el nazismo”, no mata un judío “mata el judaísmo”, no mata a un occidental “mata a Occidente”, no matan un persona concreta de una nación, “matan a la nación entera”.

Nos sorprendemos de que una persona con toda la frialdad del mundo tire una bomba desde un avión y mate a niños, niñas, personas ajenas al conflicto… sin sentir el más mínimo remordimiento. Y es que en realidad quien ha soltado la bomba no está matando a personas concretas, está matando una idea, una revolución, una dictadura, una nación, una religión… un concepto.

El soldado sufre un proceso psicológico de despersonalización, que él considera momentáneo;

Porque según el soldado; es un proceso momentáneo, duro pero necesario para poder alcanzar “la nueva era”, “el nuevo amanecer”, “la nueva primavera de la Humanidad”, “el paraíso en la tierra”… y cuando llegue esa era, ese amanecer, esa primavera, ese paraíso… ya no habrá que matar a nadie, ya no habrá que hacer la guerra, todo será paz, felicidad y perfección. Y por lo tanto se dice a sí mismo; “no solo merece la pena, sino que estoy obligado a ello”.

Miraros a vosotr@s mism@s

espejo

Ayer me pasé todo el día borrando comentarios de mis publicaciones de facebook sobre la chica nazi de Murcia. La gente quiere sangre, venganza…
Es muy curioso, porque al mismo tiempo me llamaban para dar una charla anti-carcelaria.
La última vez que fui a dar una charla contra las prisiones, intuyendo esta contradicción, les dije;

– ¿Qué hacemos con los nazis? ¿Con los violadores? ¿Con la trata de humanos? ¿Con estos? ¿Con los otros?…

Y la respuesta era; matarles, degollarles, cortarles los huevos, lapidarles…

– Pues todas esas respuestas son más light que la cárcel ¿Por qué estáis en contra de la cárcel si estáis a favor de la pena de muerte y la tortura?

No dudamos en acusar de todos nuestros males al Estado, al Capital, al Sistema… pero lo que yo proponía en la charla era bien distinto;

– Miraros a vosotr@s mism@s

Es mía

aisllamiento

Me acerco a la chiquilla, le digo:
– María ¿Podemos hablar?

María sale del grupo. Hablo con ella, le doy la información importante que le tenía que dar.
Mientras un educador, o un vigilante, o un carcelero, o un espía, o un algo… de la Institución, del centro de menores, se acerca muy sorprendido a mi. Interrumpe nuestra conversación:
– Oye, perdona… esta niña es menor, ¿Que la estás diciendo? ¿Qué estáis hablando? Alguien tiene que estar presente en esta conversación.

Igual que un maltratador machista que grita “¡¡Es mía!!”, grita la INSTITUCIÓN “¡¡la tutela es mía y solo mía!!”

Igual que el maltratador machista aleja a su víctima de su entorno, de sus amigas, de su familia… el maltratador Institucional hace lo mismo.

El maltratador la pega, y luego le dice “te quiero”, el maltratador sabe que “el exterior” es malo, no para ella, sino para él. El “exterior” le juzga, le presiona, le reprocha… por eso su objetivo es aislar a su víctima del exterior:
“Porque es solo para mi” dirá el maltratador machista.
“Por el interés superior del menor” dirá la Institución.