Ver, oír y callar

Maras en Centro de Cojutepeque.

“Ver, oír y callar, si de la vida quieres disfrutar”, es el mensaje de las maras (pandillas) en El Salvador, una pintada que la puedes encontrar en sus territorios, en sus barrios.

Hoy encontramos en Madrid un sector “profesional”; los y las educadoras sociales, que con el respaldo de sus “Colegios oficiales”, sus sindicatos, sus Instituciones… ante los malos tratos y las barbaridades que se comenten en los centros de menores mandan el mismo mensaje;

“Ver, oír y callar, si de tu puesto de trabajo quieres disfrutar”

Corporativismo

corporativismo

“Pondremos educadores de calle con acceso a los centros de menores para asegurarnos que no maltratan a estos niños”
Cuando el Ayuntamiento de Madrid (Ahora Madrid) nos dijo esto como medida para que los niños no durmiesen en la calle (en el parque) nuestra respuesta fue:
“Si los educadores de la Comunidad maltratan ¿por qué van a ser distintos los del Ayuntamiento?”
“Nosotros somos distintos” era la respuesta del nuevo ayuntamiento, como el “he cambiado cariño” del maltratador.
Hoy he comprobado en primera persona nuestra previsiones: niños en el parque contándonos palizas, barbaridades, que les siguen aislando en el “nido”, enseñándonos las heridas, los moratones… y los educadores del Ayuntamiento por ahí… ¡En frente de ellos! ¡Sin hacer nada! Peor que antes, porque ahora son cómplices con los de la Comunidad… se cubrirán unos a otros ¡claro! Los educadores protegerán su sector, su nicho de empleo, es lo que se llama: CORPORATIVISMO.

Y al final somos otra vez nosotros los que tenemos que llevarnos a los niños al hospital, al abogado…