Comunicado de «Hortaleza Boxing Crew» a Telemadrid

comunicado telemadrid

1. Que “Hortaleza Boxing Crew” (proyecto social dedicado a la infancia y juventud) ha salido hoy día jueves 28 de noviembre de 2019 a las 13:20 sin autorización en el programa “120 minutos” de Telemadrid.

2. Que dicho programa nunca ha venido a grabar a nuestro local, por lo que no entendemos de dónde han sacado las imágenes y vídeos emitidos.

3. Que se nos asocia en dicho programa a organizaciones de desocupación.

4. Que en las imágenes salen menores sin autorización de sus tutores.

5. Que Hortaleza Boxing Crew no tiene absolutamente nada que ver con las organizaciones de desocupación (sería absurdo, pues estamos en peligro de desalojo por parte de la Comunidad de Madrid).

6. Que condenamos a estas organizaciones de desocupación, pues trabajamos con algunas familias con niños y niñas que por su situación social de extrema pobreza se ven obligados a ocupar, y colaboramos a sí mismo con movimientos sociales que han rehabilitado locales y espacios abandonados con fines sociales y vecinales, y a donde somos invitados constantemente.

7. Que estamos agotados y cansados de estar lidiando con medios de comunicación completamente irresponsables, manipuladores y oportunistas. Y que este lidiar nos quita tiempo y energías que deberían ser para las y los chavales del proyecto.

8. Que procedemos a pedir a Telemadrid rectificación de lo emitido y en caso de no hacerlo procedemos a poner la correspondiente denuncia.

De extremo a extremo

contradicción y tabu

Al entrar al estanco a recargar una tarjeta de metro-bus, me encuentro con todas esas imágenes gores en los cartones de tabaco; un tipo con un agujero en la boca, otro con un aparato en la tráquea, unos pulmones negros, otro mutilado sin pierna…

¿Por qué en las casas de apuestas no hacen lo mismo? En vez de poner a Cristiano Ronaldo (ídolo de los niños) o algún otro famoso del deporte que pongan a una chaval mendigando en los semáforos, otro suicidándose por las deudas, una familia desahuciada, otro muchacho sin hogar durmiendo en la calle…

Como buena sociedad enferma que somos, pasamos de un extremo a otro; de anunciar una droga con famosos por TV, radio, Internet, en frente de institutos… a poner imágenes gores en los paquetes de tabaco, de permitir paraísos fiscales donde tienen sus cuentas el narcotráfico y el crimen organizado a perseguir sus productos (cocaína, hachís, heroína….) a sangre y fuego.

Transmitimos continuamente un mensaje contradictorio a los y las adolescentes al mismo tiempo que convertimos el tema drogas en un tabú, desde el Sistema Educativo hasta el propio debate social y político.

El Educador Ilusionista

educador ilusi

  • Estás enfadada con la vida porque no te ha tratado bien, esto te impide estar tranquila contigo misma y recuperar a tus hijos.

Esto le dice una educadora a una madre que tiene a sus hijos tutelados, en un centro de menores.

La madre (según la “educadora”) no está enfadada porque a su hijo un “educador” le haya reventado la cara, le haya dejado sangrando, le encierren en aislamiento, le impidan verle… no, está cabreada porque “la vida le ha tratado mal”, “vuelca su frustración contra el centro”.

La psicología se convierte en un arma de doble filo, sirve para equilibrar, pero puede servir exactamente para todo lo contrario. Para justificar la tortura, el robo de niños y niñas a sus familias biológicas, para ocultar la violación de DDHH, de derechos fundamentales…

Un secuestro se convierte en una “retirada de tutela”.
Una paliza en una “contención”.
La impotencia en un “trastorno negativista desafiante”…

Llevo mucho tiempo diciendo que” la Educación Social tiene la capacidad de convertir un problema de Derechos Humanos en un problema psicológico-pedagógico”.

Como un mago, como un ilusionista, el educador juega con el público, le distrae, desvía su atención, y de repente ¡¡zas!! Convierte una varita mágica en un pañuelo.

Convierte la tortura institucional en un problema psicológico de la madre.

Adelante, insulte a mi hijo

adelante

Imagínate que eres un niño o adolescente. Llaman a tu padre o a tu madre, y le dicen;
– Mire, queremos manifestarnos mucha gente en frente de la puerta de su casa porque no queremos a su hijo. Y queremos gritarlo delante de su ventana para que nos oiga él y el resto de vecinos.

Y vuestro padre o madre, dice;
– Si si, encantado, cuando queráis, venir a mi casa el próximo domingo y adelante, podéis gritarle, con megáfono, insultarle…

El pasado domingo, en la puerta del centro de menores, en la concentración se podía oír los gritos de los manifestantes a los chavales;
-Hijos de puta!!!
– Basura!!!
– A por ellos oeoeoe a por ellos oeoeoeoe!!!!
– Fuera delincuentes de nuestros barrios!!!!

El mismo Estado que tiene la tutela y que “vela por sus intereses, su protección y su integridad”, permite esto.
El padre diciendo “adelante, vengan a mi casa e insulten a mi hijo”.

El hijo, la hija, desde su ventana lo escucha todo;
– Hijo de puta!!!!! Cabrón!!!! No te queremos!!!!

Un centro de” primera acogida” es el lugar donde un niño, niña, adolescente llega por primera vez porque un juez le ha declarado en desamparo; por huérfano, por pobre, por estar solo, por no tener familia…
Algunos llegan asustados, a otros les han separado por la fuerza de sus familias biológicas, otros llevan días en la calle, otras no saben por qué están allí… y la primera “acogida” es esta;
– Hijos de puta!!!!! Cabrones!!!! No os queremos!!!!

Los Santos Inocentes

los santos inocentes

Impacta ver chavalillas que han sufrido la violencia de género, o chavales que lo han vivido en sus casas desde pequeños, chicas que han abortado, muchachos y familias migrantes que entraron sin papeles, personas con algún hermano transexual, familias ocupas que viven de patada en la puerta porque no tienen donde vivir, chicos que han pasado por la cárcel, adultos que fueron toxicómanos en los años 80 (tirones de bolso, atracos)… votando a Vox.

Demandan mano dura contra el “marginal”. Fantaseando ingenuamente que ellxs no son “marginales”.

Las personas excluidas de una estructura, de un sistema social, político y económico han sido (o hemos sido) llamadas de muchas formas a lo largo de la Historia, desde “los últimos” en el Evangelio, hasta “los nadies” en la famosa poesía de Eduardo Galeano. Sin embargo creo que es Miguel Delibes quien más te atraviesa y más te remueve en su definición, con el título que pone a una de sus obras; “Los Santos Inocentes”.