El infrahumano

Ayer, discutiendo con el policía que quería dejar a un niño de unos 14 años en la calle muerto de frío, y no meterlo al centro de menores de Hortaleza (que deja como castigo a los chicos y chicas en la calle durante el día y parte o toda la noche), alegaba:

– El menor renuncia a su protección. Por lo que es su voluntad no entrar (era mentira, el chico muerto de frío quería entrar)

Y yo le razonaba:

– Es decir, que si mi hijo de 14 años se va de casa y no quiere volver porque «renuncia a su protección» le tengo que dejar en la calle (la Administración me quitarían la tutela y me denunciaría por abandono y maltrato)

El policía era contundente:

– No compares.

El policía no podía comprender semejante comparación. ¿Por qué? Porque una cosa es un niño y otra un MENA. Una cosa es una persona, y otra un infrahumano. La institución, el lenguaje, la sociedad, está dando a estos niños y niñas la categoría de INFRAHUMANOS. Que deben regirse por otras leyes, otras normas, y otras lógicas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s