El Viernes

el viernes

Me siento en la puerta de la cárcel el viernes (día de permisos) y veo salir a l@s pres@s, ¡cómo se abrazan con sus familias! ¡Cómo lloran! ¡Cómo ríen! Aquel agarra a su hija y la levanta, el otro abraza a sus hermanos y dan saltos de alegría a la vez. El niño mira a su padre y no le reconoce, el otro se queda atónito mirando el horizonte ¡¡años y años sin ver más allá de quinientos metros!!… aquella se queda abrazada a su hermano durante minutos ¡Y los novios! ¡Y las novias! ¡Como se besan! ¡Cómo se acarician! ¡Como juntan sus frentes mientras lloran!… Y las madres… Siempre las madres… como se abrazan sin querer soltar a sus hij@s mientras lloran y lloran de alegría, de emoción…

¡¡Ay si tuviese un educador, educadora en prácticas a mi cargo!! Lo primero que haría, la primera lección, antes que nada, sería hacerle ver un viernes a las puertas de la cárcel. Para poder decirle;

Lo primero es esto; lo Humano, luego ya… al servicio de aquello; la pedagogía, la psicología.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s