El TDAH y el pensamiento mágico

el pastor psiquiatra

Si a un niño le das una coca-cola, un red-bull o un café y en vez de ponerse nervioso se tranquiliza, algo físico en el cerebro que funciona diferente hay, es cierto.

Es un hecho objetivo, depende del objeto (la coca-cola), no de un sujeto (el niño o el profesor) o de la suma de varios sujetos (la sociedad).

El médico-psiquiatra con el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) tiene que demostrar una reacción química al margen de la situación contextual-social.

Porque sino… ¿Cómo diferenciamos que un determinado comportamiento de una niña se debe a algo físico-interno (neurotransmisores) o a algo contextual-externo (situación social)?

Y aquí tenemos que usar el sentido común;

Igual que diferenciamos la ciencia del tarot, o a un médico de un pastor evangélico, debemos saber diferenciar a un psiquiatra de un “camello” (quien te pasa pastillas).

Imagínate que llegas a la consulta de un médico y un pastor evangélico vestido con bata blanca te dice que te va a curar haciéndote un exorcismo ¿Le creeríamos? ¿Nos prestaríamos a esto?

O que una pitonisa vestida con bata blanca en vez de hacerte una analítica te va a “leer” las cartas ¿La creeríamos?

¿Entonces por qué creemos a alguien que basándose en tests rellenados por los profesores, o los padres, a veces incluso sin ver al niño, diagnostica TDAH y receta pastillas (fuertes; con derivados de anfetamina) a niños de hasta 7 años?

Demostrar un mal funcionamiento de unos neurotransmisores y de unas conexiones neuronales con test y entrevistas es tan ridículo como un exorcismo, una bola de cristal o unas cartas de tarot.

Pero desde Occidente y nuestra “superior cultura” nos reímos de estos últimos y vanagloriamos al primero, sin darnos cuenta que pertenecen al mismo campo; al de las supersticiones, el pensamiento mágico y la estafa económica.

Anuncios

¿Qué es el buenismo?

buenismo

Para mí el “buenismo” es Oliver Twist, el niño de la calle bueno, angelical, perfecto, rubio, huerfanito, que no roba, que no miente, que piensa en su mamá muerta, buena, angelical, perfecta, rubia…

Y es curioso, que los que utilizan despectivamente el término “buenista” piensan en la pobreza y en los y las pobres en estos términos.

Por eso no aceptan a los niños o chavales de la calle reales, porque quieren a Oliver Twist. Y Oliver Twist no existe.

Crean de lo bueno un mito inalcanzable, ingenuo… buenista.

Como en el canal 13TV, que después de una tertulia política donde emplean la palabra de forma  despectiva “buenismo”, te ponen la película “Sonrisas y Lágrimas”, o una de Marisol; la nieta buena, angelical, perfecta, rubia…

Buenismo es; “o bueno o muerte”;

 “Estoy en contra del aborto, pero si el niño sale mal y se desvía en la adolescencia-juventud estoy a favor de la pena de muerte”.

Porque concibo al ser humano bueno, angelical, perfecto…  y si se desvía de esto “lo mato, lo elimino, lo encarcelo, no lo acepto”.

Buenismo es; “o legal o muerto”;

Pido a una persona migrante que huye de la guerra que cuando llegue a frontera tenga su pasaporte, certificado de nacimiento, contrato de trabajo, reserva de hotel… o si no que se muera en el Mediterráneo.

Así el Buenista se mueve en un mundo perfecto, donde los niños de la calle son como Oliver Twist, los migrantes huyen de la guerra con contrato de trabajo, y las nietas son como Marisol.

Buenismo no es trabajar por cambiar las cosas a algo bueno y mejor, aceptando “lo malo”, el conflicto, el problema. Buenismo es moverse en términos de “o bueno o nada”, que son términos infantiles; “si el juguete no es perfecto lo rompo”, “si la caja de bombones tiene un bombón que no me gusta tiro la caja entera”, es aquí donde está el infantilismo, la ingenuidad, la inmadurez… el buenismo.

Buenismo es la aceptación únicamente de “lo bueno” sin aceptar “lo malo” (el problema, el conflicto), y por lo tanto no poder tratarlo, ni solucionarlo, ni ponerle remedio.

Contradiciones para nuestra juventud

contradicciones

Los mismos que nos están hablando de “populismo” ponen a Pedro García Aguado (el showman) de Director General de Juventud en la Comunidad de Madrid.

 El mismo Pedro que les dice a los chavales “ser famoso no es una profesión, hay que estudiar para encontrar un trabajo serio”, llega ser a un alto cargo sin estudios, solo por ser famoso de un realityshow de la telebasura.

Los mismos que dicen a la juventud que hay que tener cultura y estudios y educación, crean programas como “Hermano Mayor” para consumo de esos mismos jóvenes a los que dicen “hay que estudiar, tener cultura…”

A la juventud les enviamos continuamente mensajes contradictorios;

  • Se bueno, ¡putos “buenistas”!
  • No hagas bulliying, ¡putos inmigrantes, no hay que rescatarles!
  • No te drogues, toma tu pastilla para el TDAH, y este ansiolítico es para mamá y para papá.
  • Si tienes un problema no lo evites; afróntalo y resuélvelo, ¡Expulsado del instituto un mes!
  • Las drogas son malas, ¡mira Cristiano Ronaldo! tu ídolo haciendo un anuncio sobre casas de apuestas.
  • Hay que hacer caso al juez de Calatayud; un par de hostias a tiempo. Hijo no uses la violencia que es mala. (Condenado por violento a un centro de reforma por ese mismo juez)
  • ¿Pero cómo vas a adorar a esa pandilla, a esa banda? ¡¡¡¡Viva España, yo por la patria muero!!!!! (Lo tuyo es una tontería, lo mío es algo serio).

Contradicciones, contradicciones, contradicciones… hasta volverles loc@s.

El Populismo

Isabel Díaz Ayuso con el nombramiento de Pedro García Aguado, presentador del reality show “Hermano Mayor”, como Director General de Juventud de la Comunidad de Madrid, ha marcado un antes y un después en la historia de las Instituciones, espero que algún día se estudie esto en las facultades de Educación. Hasta ahora la estrategia institucional era dar una imagen de profesionalismo técnico, de tal forma que detrás de las actuaciones institucionales, por muy absurdas, ridículas y brutales que fuesen, poderlo justificar desde el “profesionalismo”, una especie de “es que tú (común de las personas) no entiendes de pedagogía, psicología, psiquiatría…, no es maltrato es una técnica psicológica muy compleja que no vas a entender por tu ignorancia”. Pero las Instituciones de infancia y juventud están tan sólidamente asentadas y la confusión de la población sobre educación es tan enorme, que no necesitan ya ni de esta estrategia del “profesionalismo-técnico-hiper-complicado” y se permiten el lujo de poner como cargo público de gran responsabilidad al showman sin estudios ni conocimientos mínimos. Ya no necesitan ni justificar el maltrato con tecnicismos.
A estos niveles han llegado las Instituciones de infancia y adolescencia.
Si alguien quiere saber más sobre Pedro García Aguado no me escuchéis a mi (siempre hablamos los “profesionales”), escuchar a una chavala victima de este Show televisivo que entrevisté en “Los Sonidos de mi Barrio”:

Mi crítica a Stanley Kubrick

La Naranja Mecánica

“¿Si Dios existe por qué permite el mal?” esta pregunta clásica siempre me ha parecido demasiado obvia de responder. Tanto la novela de Anthony Burgess como la película de Stanley Kubrick “La Naranja Mecánica” contestan a la misma;

Dios tiene que elegir; o nos hace libres o nos hace buenos. Si nos hace buenos nos quita la posibilidad del mal, y por lo tanto la libertad de elegir. Si nos hace libres nos da la posibilidad de elegir, y por lo tanto la posibilidad del mal.

Hacernos buenos sin capacidad de elegir el mal nos convertiría en una “Naranja Mecánica”, en un robot mecánico programado, y por lo tanto ausente de vida propia.

Tengo que reconocer que la película de Kubrick no me gusta, sin embargo la novela de Burgess me apasiona. Veamos la diferencia entre película y novela.

Novela: el protagonista es un adolescente de 15 años.

Película: el protagonista es un joven maduro de veintitantos.

Novela: se refleja la ausencia de los padres y de las madres y en la vida de sus hijos. Si no están trabajando, están viendo atontados la TV. Se muestra una sociedad idiotizada por la tele, donde sus críos crecen solos, sin referentes. Una especie de “El Señor de las Moscas” de William Golding.

Película: no menciona este punto que para mí es esencial. Kubrick (igual que la edición norteamericana de la novela) explican el mal a través de la psicopatía, sin contemplar el contexto social como sí hace la novela.

Novela: teniendo más violencia (por ejemplo, las chicas de la tienda de discos en la película son adultas, en la novela son niñas de diez años, en la película tienen sexo libre, en la novela son drogadas y violadas) no se ensaña ni se recrea en estas escenas de violación como sí lo hace Kubrick. La violencia en la que se recrea la novela es más en la tortura psicológica que sufre Alex (el protagonista) durante la aplicación del “método Ludovico” así como sus consecuencias posteriores, y que Kubrick pasa casi por alto (siendo para mí esencial en la historia), donde la bata blanca de los psiquiatras acaba aterrorizando más que los trajes grises de los carceleros (situaciones muy parecidas en la actualidad en los centros de menores, donde la tortura psicológica es más dura e insoportable que la física).

Película: hay casi una apología de la violencia y de la violación, como si Kubrick quisiese que el espectador (hombre) disfrute a través de las escenas violentas, dándole una dimensión estética (sombras, planos, música…). Y teniendo en cuenta que es la violencia del macho (toda la violencia es ejercida por hombres, se recrea la violación) hace que muchos hombres y adolescentes se enamoren de la película, mientras a muchas mujeres les resulta insoportable de ver.

Novela: uno de los objetivos del “método Ludovico” es desatascar las cárceles y dejarlas solo para los presos políticos. Este punto es un tema filosófico que kubrick no trata (por lo menos de forma explícita), y que para mí es uno de los puntos esenciales de la obra, así como el segundo objetivo; el “método Ludovico” ante la inutilidad de las cárceles, la cárcel como institución ineficaz para combatir el crimen y eficaz para provocar la inadaptación social (tema tabú en nuestra sociedad) que la novela trata más hondamente que la película.

Novela: Alex cambia al final de la historia, madura. El ser humano cambia, la mente es flexible, se desarrolla, las conexiones neuronales son dinámicas. La novela introduce el concepto del Amor como motor de cambio, cosa que Kubrick y la edición norteamericana pasan completamente por alto.

Película: Alex no cambia, es así por naturaleza. Es la cultura de la psicopatía (muy interiorizada en la cultura norteamericana), el individuo portador del gen maligno, el ADN del mal, el determinismo biológico. Así kubrick entra en una contradicción; critica el conductismo al mismo tiempo que no considera que el individuo pueda cambiar por otros métodos, como el amor. Alex en la novela sufre un cambio moral al ver a su amigo enamorado, cambia sin el conductismo. El premio-castigo te podrá frenar los actos violentos, pero no desarrollar en ti la empatía, el descubrimiento del otro, de la otra, como una no-cosa.

Así, las dos visiones de la historia, la novela y la película, son dos visiones mismas de la naturaleza humana; la psicópata-monstro y la humana. Igual que (como hace referencia la obra) podemos elegir entre el bien y el mal, también podemos elegir en cómo ver al ser humano y su naturaleza, que es lo mismo que elegir entre ese bien y ese mal (paradójicamente). Si pensamos que los demás son psicópatas nos acabaremos comportando como psicópatas, si pensamos que en el fondo el ser humano es bueno nos comportaremos más benévolamente. Una especie de “dime en qué crees y te diré en qué te convertirás”.

Mitos alrededor del centro de menores de Hortaleza

Cuentos-mitos-y-leyendas

Comunicado de Hortaleza Boxing Crew:

Los mitos

– “El Centro de Menores de Hortaleza es de MENAS”: NO, este centro es de protección de primera acogida, si mañana te mueres y tu hijo se queda sin familia, irá a este centro (temporalmente).
– “Es un centro de reforma”: NO, es de protección, los chicos y chicas que están ahí están por desamparo, no por haber sido condenados por delitos.
– “Cometen delitos y vuelven a la calle”: NO, todos nuestros chavales que están en líos acaban encerrados. Son juzgados y llevados a centros de reforma o a la cárcel y algunos expulsados, y si son menores de 14 años pueden ser internados en centros cerrados terapéuticos y contenidos tanto física como químicamente (medicación), Hamid de 13 años se ahorcó en uno de estos centros en la celda de aislamiento.
– “Los centros de menores de reforma son muy blandos”; en Almería (centro Tierras de Oria) acaba de ser asesinado un chaval por una “contención” de los vigilantes de seguridad. Hay chicos y chicas que de los centros de menores han salido muertos (asesinados). Existen las celdas de aislamiento, la medicación forzosa, las contenciones, se les puede atar a las camas… los chavales salen de aquí más violentos.
– “Si tantos los defiendes mételos en tu casa”; SI, en nuestras casas tenemos chavales, muchos dejan de robar. Cuando encuentran seguridad, estabilidad, acogimiento… la actitud cambia.
– “¡¡Roban en el barrio y encima Julio les enseña boxeo!!” NO, los chavales de la calle y el centro suelen estar tan mal que no aguantan una clase de boxeo; mala alimentación, no tienen dónde ducharse luego, no tienen ropa para cambiarse, su vida es demasiado inestable como para venir a boxeo con unos horarios, una rutina… no vienen a nuestras clases.
– “Los chavales pegan a los educadores”: de todos los chavales que han vivido en nuestras casas ninguno jamás nos ha agredido, ni si quiera verbalmente.
– “Hay que cortarles las manos como en sus países”: En Marruecos no se les corta las manos. Pero sí es cierto que Marruecos es muy duro con los niños de la calle, existe la tortura y las desapariciones, aun así no han acabado ni con la delincuencia ni con los niños de la calle. En Brasil se crearon “escuadrones de la muerte” para matar niños de la calle, no se solucionó el problema, sigue habiendo niños de la calle. Ha llegado Bolsonaro (mano dura) sigue habiendo niños de la calle.
– “Es que a tu madre no la han robado. El día que violen a tu hija cambiarás de opinión”; este razonamiento se puede invertir; “es que a tú no has sido niño de la calle, a tu hijo no le han obligado a prostituirse, es que tú no vives en la calle desde los 5 años, es que a ti no te han pegado palizas brutales desde los 7 años, es que a ti no te han violado…”
– “Pongo a los chicos del centro a parir por las redes y soluciono el problema”; NO, solo consigues envenenarte más a ti y a los demás. Todos cabreados pero sin solucionar nada.
– “No odiarles y ponerles a parir es defender su actitud”; NO, yo puedo aceptar a la persona pero no aceptar su actitud, la persona es más que su actitud. La actitud es más modificable cuando se acepta a la persona y se la apoya.
– “Los MENAS reciben 700€ al mes del Estado cuando se hacen mayores de edad”; NO, los chicos que cumplen la mayoría de edad son los que acaban durmiendo en el parque, sin papeles, sin comida, sin ropa. En todos estos años no he conocido a ningún exmena (extutelado) que cobre absolutamente nada del estado.
– “Hay chicos del centro que son mayores de edad”; NO, a los sospechosos de esto se les hace las pruebas de determinación de la edad a petición de la fiscalía de menores (radiografía de la muñeca, muelas, genitales, se les desnuda…) y son expulsados del Sistema de Protección aún teniendo documentación de menor (por ello la ONU a reprendido a España por estas prácticas, en casos que menores de edad han quedado en la calle).
– “Si bajamos a darles palizas acabamos con el problema”: estos chavales han sufrido tal nivel de violencia que bajar un grupo de vecinos a ellos le resulta irrisorio. Les ha pegado la policía de Marruecos, la de España, los vigilantes de seguridad de los centros, otros niños de la calle… bajar a pegarles es una raya más al tigre.
– “Si les expulsamos acabamos con el problema”: esta política ya está impuesta, el objetivo es expulsarles de Madrid (Por omisión; no camas, no plazas, no papeles, no tutelar… para que se vayan a otra Comunidad Autónoma), esto ha conseguido el efecto contrario; el chico al quedarse en la calle tiene que sobrevivir y se enquista en las calles, en la droga, en la violencia… Si hacemos lo mismo pero no por omisión sino por ejecución el niño será empujado más aún a la exclusión y vivirá más aún en la calle y en situaciones más marginales y violentas. Ya a muchos chicos se les manda de vuelta a Ceuta y Melilla, vuelven a la península y vuelven peor y más jodidos.
– “Pena de muerte o cadena perpetua”; EEUU la tiene, su tasa de violencia, asesinatos y delincuencia es muchísimo mayor que la nuestra. Y tener en cuenta que cuando para un chico la vida es sufrimiento, la muerte deja de ser temida.
– “Armas para defendernos de ellos”: si facilitamos el acceso a las armas no es solo para ti, es también para ellos. Cuidado.
– “Los matamos a todos”: En El Salvador existe una guerra entre pandillas. El Estado creó las ejecuciones extrajudiciales (los llevan detrás de una chabola y les pega un tiro en la nuca), expolicías crearon escuadrones de la muerte. No se ha resuelto nada, las maras (pandillas) han respondido con más violencia aun y los asesinatos han aumentado.

Entendemos que la primera respuesta ante estos problemas sea el cabreo, la desesperación, la respuesta del estómago… pero esto obedece más al desahogo de nuestra frustración que a la solución objetiva y racional de un problema. Para solucionar problemas hay que pensar, reflexionar, analizar, profundizar, y estar serenos (la mente solo funciona cuando está serena, de lo contrario se bloquea, solo se ve el fondo del estanque cuando el agua está quieta).
Los chavales en boxeo, al principio, piensan que si salen a pelear enfurecidos lo harán mejor, y resulta que es un desastre. Con el tiempo se van dando cuenta que cuanto más serenos y tranquilos mejor boxean. De lo contrario son toros cabreados que envisten una y otra vez sin sentido.

Te apoyaremos en todo!!

enhorabuena manu

Al llegar Manu al boxeo me dice;

  • ¡¡Julio!! ¡¡Que me han cogido!!
  • Alaaa ¿En dónde?
  • En la Complu.
  • ¡¡Hostias qué bueno!! ¿¿Y qué vas a estudiar??
  • Pues “Educación Social” ¿No te acuerdas? Si te lo dije.

En ese momento me quedo “a cuadros”. Comienza a pesar sobre mí una enorme responsabilidad, “le he arruinado la vida este chico” pienso. Y sí, recuerdo que hace unos años me dijo;

  • Yo quiero hacer lo que tú haces aquí en el barrio con los chicos ¿Qué hay que estudiar?

Le dije lo de “educación social”, “integración social”… pero que yo no creía mucho en cómo lo trataba la Universidad, las teorías oficiales, la Institución.

Recordando me empiezo a sentir doblemente culpable, primero por haber influido así para que elija esta “profesión” que está tan destrozada, y segundo por haber pasado por alto todas las señales que mandaba;

  • Hizo un trabajo sobre “Decimocuarto Asalto” que presentó en su Instituto, otro sobre Hortaleza Boxing Crew con diapositivas, cuando tenía que elegir una profesión y acudir a una empresa para hacer unas “mini prácticas” eligió ser educador en HBC (a lo que la profesora puso pegas; “dijimos empresas no asociaciones”), un día quiso bajar al parque a ver qué hacíamos con los niños de la calle, cuando vinieron las estudiantes de educación social se puso de moni de boxeo con ellas, nos ayuda a veces con los peques, es nuestro traductor oficial de francés con los subsaharianos…

Tantas señales estaba mandando que ahora me siento idiota.

Creo que es el primer chaval de “Hortaleza Boxing Crew” que va a ir a la Universidad, y encima decide “Educación social” porque le hemos influido.

En el coche, saliendo de la asociación, mientras un moni me acerca a casa, le explico mi preocupación; “pobre chaval, la hemos cagado con este chico ¿Qué futuro le espera? La cosa está fatal; centros de menores, medicación, vigilantes disfrazados de educadores, contenciones… ¿Dónde va a trabajar? La hemos jodido”

Pero el moni es mucho más optimista que yo:

  • No te rayes Julio. Manu va a entrar en la Universidad habiendo mamado otra escuela, otras formas, ya sabe muchísimo más que todos sus compañeros de carrera, eso seguro. Irá con otra visión… y eso es lo que necesita la educación. Si todos lo que creemos en otra educación, en otra forma de hacer, de relacionarse, en lo humano… nos vamos de la educación a trabajar en otras áreas ¿en manos de quién dejamos a la chavalada? Manu será un educador cojonudo.

Poco a poco voy saliendo de mi “terribilitis”, y recuerdo que el chico me dijo;

  • Julio, yo también soy crítico, hay cosas la educación social que no me gustan.

Manu, te deseamos lo mejor, estamos súper orgullosos de ti. Y tienes a Hortaleza Boxing Crew y todxs nosotrxs a tu disposición; prácticas, trabajos, entrevistas… te apoyaremos en todo!!