¿Quién va a pagar al chimpancé?

chimpance

El periodista me escribe y me dice que yo he utilizado una foto suya para un artículo mío. Y que “qué menos que pedir permiso”, que esta vez no me va a cobrar porque sabe que lo mío es social, pero que ponga su nombre, su página, SU…, SU…

En la foto sale un niño de la calle, del pegamento.

Es cierto que el Real Madrid y el Barca cobran millonadas de euros por el show que dan, pero también es cierto que pagan en proporción a Messi, Ronaldo…

¿Por qué no ocurre igual con los niños pobres, tutelados, de la calle, pandilleros… que posan para las fotos, que sus imágenes se exponen en museos de arte, en revistas, periódicos…? Me pregunto, que si este periodista cobra cada vez que se publica su foto ¿Por qué no cobra también el niño? ¿Por qué no se le paga al niño? ¿Es que acaso no posó para la foto? ¿Es que acaso no fue el mono de feria?

Pero es como un zoológico ¿Quién va a pagar al chimpancé?

Pero lo que más me impacta de esto NO es ya que este fotógrafo; Pedro Armestre se lucre fotografiando la desgracia ajena, sino que además es trabajador de “Save The Children”.

Yo escribí un libro; “Decimocuarto Asalto”. Todo, absolutamente TODO lo que se saca de dinero de este libro va para los chavales y chavalas, es un acto MORAL, porque en este libro son SUS historias las que son contadas, son ellos y ellas las protagonistas, yo solo las canalizo con la escritura y muestro SU realidad ¿¿Cómo iba yo a cobrar por mostrar la realidad??

Lxs chavalxs, sus desgracias, sus miserias… como siempre, se vuelven rentables para alguien.

¿A quién hay que re-insertar?

pega

La última vez que le vi, estaba limpio, tranquilo, bien vestido… daba gusto verle. En el piso de Rivas le habían recogido de la calle, y ahora a sus 15 años se había desenganchado del disolvente, tenía lo más parecido a un hogar.

Ahora le veo otra vez en la calle, sucio, despeinado, con la mirada perdida, con su bolsita para inhalar, con su ropa rota…

¿Por qué no siguió en el piso de Rivas? Porque su ayuntamiento (IU, equo, Somos Rivas…) decidieron que no podía seguir allí, no era un piso homologado. Y la Comunidad de Madrid (PP) les dio la Razón, y el Ayuntamiento de Madrid (Ahora Madrid) lo reafirmo;

“¡¡Los niños a los centros y punto!!”

“¿¿Cómo va a elegir un chaval de 15 años dónde quiere estar??”

“¡¡Cómo si fuese esto un hotel!!”

Siento una lástima tremenda, pero no sé si por el chaval o por las Instituciones; gente que desde despachos deciden sobre la vida ajena, sin medir las consecuencias de sus actos.

Si supiesen, si entendiesen, si viese… esta gente de los despachos lo que están haciendo, lo que supone una decisión suya…

Pero por Dios… ¿A quién hay que re-insertar en esta sociedad? ¿Quién es el que no sabe vivir en sociedad?

“Echar el candao”

Devora deja un mensaje en el wasap; “Hay 10 niños en el parque, 3 de ellos muy mal por el disolvente”

Decido bajar al parque, son las 12:30 de la noche. Se oye desde fuera las voces de los niños. Antes de llegar a la entrada del parque veo a la policía municipal, meten el coche patrulla hasta la puerta, se bajan los dos agentes. Miran adentro del parque, ven a los chavalillos con el disolvente, el más peque de 11 años, les miran, les escuchan, cierran las puertas del parque, echan el candado, y se van.

La policía municipal ve a niños de 11 años en situación de desamparo, en estado de intoxicación grave, y no solo no los atiende, no avisan a nadie (ambulancia, tutor, educadores…), sino que les encierra.

Los vecinos queremos entrar a ver a esos tres niños que están muy mal ¿Cómo entramos ahora? ¿Cómo salen ellos? ¿Cómo entra un SAMUR?

En estos temas (como con las niñas del centro de menores de Guatemala) todo se soluciona “echando el candao”.

Al ayuntamiento de Madrid (AhoraMadrid), se le ha dicho hace meses la situación que provoca cerrar el parque con candado y cadenas. No hay respuesta. Solo repiten como autómatas:

“Hemos contratado educadores, educadoras, que intervendrán en el parque con los niños de la calle”

¿A qué hora intervendrán? ¿En horario laboral? A las 18:00 los niños no están los niños, se les suele encontrar por la noche ¿Cómo entrarán en el parque para hacer su intervención?

 

Generar el dilema interior

alacran_5

Me doy cuenta que en clase de boxeo ha entrado un chaval de esos que tienen un pie dentro de los movimientos nazis y otro fuera, de esos que están ahí ahí…
Rechazo completamente esa ideología, pero ¿rechazo también al chaval?
El muchacho tiene problemas serios en casa, ese día el profe será un monitor de origen latinoamericano…
A mitad de la clase el chico se queda sin pareja, le digo a un muchacho marroquí “corre ponte con él”.
El chico tiene que obedecer las ordenes de un monitor moreno de origen ecuatoriano, coordinarse con un compañero marroquí… todos le tratan bien… bueno… ¡¡muy bien!! si sigue viniendo a clase se que pronto lo afectivo entrará en conflicto con “esas” ideas, y ahí es donde quiero “pillarle”, generar ese conflicto, ese dilema interior.
Mis contactos de fuera de la asociación ya están avisados: “máxima vigilancia” (casi todo acaba llegando a mis oídos). Si se pelea o pasa algo nos tocará poner el problema encima de la mesa y tratarlo con él.

La batalla moral

descarga

Se secuestra a varios rehenes, el objetivo es reclamar el cumplimiento de los derechos humanos dentro de la cárcel. Javier Ávila Navas, uno de los presos amotinados y principal cabecilla, se le comunica que una de las rehenes está embarazada.
Javier tiene que elegir:
– Que el secuestro sea un éxito y conseguir sus reivindicaciones.
– O entregar a la mujer embarazada y que el secuestro sea un fracaso.
Javier se debate en un dilema moral: ¿Pedir respeto a los derechos humanos violando los derechos humanos? ¿El fin justifica los medios? ¿Vale todo? ¿Todo vale?
Javier no lo duda: “hay que soltar a la mujer embarazada”, esta decisión le supondrá un enfrentamiento con sus compañeros, el fracaso del motín y la posterior represalia: paliza, linchamiento, aislamiento…
Pierde la batalla material, pero gana la batalla moral. Así lo decía George Orwell: “más importante que mantenerse vivo es mantenerse Humano”.
Javier usa la violencia (el motín, los rehenes), pero le pone unos límites morales: un código, unas reglas, unas normas.
Con el linchamiento de la chica de 19 años de Murcia relacionada con los movimientos neonazis, se abría el debate de:
– Violencia sí o violencia no
– Pacifismo sí o pacifismo no
– Autodefensa sí o autodefensa no.

Pero nadie abría el debate de:
– Pegar por la espalda si o pegar por la espalda no.
– Pegar a una persona que está tirada en el suelo si o no
– Muchos contra uno si o no

Don Quijote no concibe luchar contra un caballero desarmado.
Muhammed Alí derriba a George Foreman, que antes de caer se tambalea en el cuadrilátero ante la mirada de Alí, que pudiéndolo rematar no lo hace.
La comandante guerrillera Eloisa Sanchez lo deja claro a su comando antes de entrar en combate: “el ejercito salvadoreño tortura, nosotros NO, el ejercito roba, nosotros NO, el ejercito viola, nosotros NO, el ejercito mata civiles, nosotros NO”

Se crea una dignidad en la violencia. Unos códigos morales. Unos límites éticos que se impone el individuo. Una resistencia a no convertirse en el enemigo. Un deseo no solo de ganar la batalla material, sino también la batalla moral.

Dos Dimensiones

dos-dimensiones

Un chico, que estuvo muchos años en un colectivo ideológico (de los cerrados), que dio palizas, que recibió palizas, que fue “de caza”, que vio puñaladas, muertes… me dijo una frase que se me quedó completamente grabada;

  • Julio… es que yo veía la vida en DOS DIMENSIONES

Quería decir que todo era o un extremo o su contrario;

  • O con nosotros o con ellos
  • O conmigo o contra mi
  • O piensan como nosotros o ¡¡eres un traidor!!
  • O Verdad o Blasfemia
  • O utopía-paraíso o apocalipsis-infierno
  • O depredador o presa
  • O hermano o Judas

La despersonalización del Soldado

el-soldado

“Julio es que tu personalizas a los chavales, lo tratas desde un punto de vista personal”

Y proseguía diciéndome más o menores; “yo no lucho contra un -ista en concreto (que tiene nombre, historia, madre, padre, hermanos, conflictos, dilemas, sufrimientos, pasado, presente, futuro…) sino que lucho contra el -ismo como concepto”.

Este es un proceso psicológico de despersonalización (o deshumanización) por el cual el soldado se preparar para matar, el soldado no matan un anarquista, matan “el anarquismo”, no mata a un nazi “mata el nazismo”, no mata un judío “mata el judaísmo”, no mata a un occidental “mata a Occidente”, no matan un persona concreta de una nación, “matan a la nación entera”.

Nos sorprendemos de que una persona con toda la frialdad del mundo tire una bomba desde un avión y mate a niños, niñas, personas ajenas al conflicto… sin sentir el más mínimo remordimiento. Y es que en realidad quien ha soltado la bomba no está matando a personas concretas, está matando una idea, una revolución, una dictadura, una nación, una religión… un concepto.

El soldado sufre un proceso psicológico de despersonalización, que él considera momentáneo;

Porque según el soldado; es un proceso momentáneo, duro pero necesario para poder alcanzar “la nueva era”, “el nuevo amanecer”, “la nueva primavera de la Humanidad”, “el paraíso en la tierra”… y cuando llegue esa era, ese amanecer, esa primavera, ese paraíso… ya no habrá que matar a nadie, ya no habrá que hacer la guerra, todo será paz, felicidad y perfección. Y por lo tanto se dice a sí mismo; “no solo merece la pena, sino que estoy obligado a ello”.